Tu eres el mensaje.

13886373_1018589018257107_4639514390931160536_n

Pensaba en estos días en todas aquellas personas que anhelan ser tomadas en cuenta dentro de sus congregaciones para en cualquier momento predicar y exponer la palabra de Dios a mucha gente, sin darse cuenta que todos los días el Señor improvisa púlpitos y plataformas, en tu lugar de trabajo, en tu oficina, en la universidad, en el colegio, en el barrio, en la calle. En todo lugar donde Dios te lleve a hablar de su palabra allí se levantara una plataforma con todo el respaldo del cielo para que esa o esas almas tengan un encuentro personal con su Creador.

El mejor púlpito o plataforma no está dentro de la iglesia sino fuera de ella. Recuerda que tu eres el mensaje. No es difícil ser un buen cristiano dentro de las cuatro paredes de la congregación donde asistimos, pero nuestra conducta fuera de la iglesia, en el día a día será nuestra mejor predicación, será nuestro mejor testimonio.

Debemos tener presente que todos los días Dios nos pondrá personas con una necesidad específica, necesidad de recibir una palabra de esperanza, una palabra de aliento y salvación. Entonces sin darte cuenta el Señor levantará en ese lugar, en ese momento, un púlpito para llevar a esa persona o personas  a sus pies, a reconciliación, a salvación.

No te preocupes por los reconocimientos y las felicitaciones, no esperes que nadie te lo agradezca, tu galardón, tu recompensa y tu corona están seguras en Dios.

Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. Col 3:23,24

Por último recuerda que Dios  te escogió con un propósito único, es nuestro deber y responsabilidad ser luz en medio de un mundo que está en tinieblas. Debemos resplandecer con la luz de Cristo y llevar el mensaje de salvación a toda las personas, llevar las buenas nuevas a todo el mundo.

Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28:19‭-‬20 

By: Rubén Lubo 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s